Los sesgos instintivos son tendencias profundamente arraigadas en nosotros que hacen que ciertos aspectos de la vida sean más importantes que otros y es por eso que enfocamos nuestra atención de acuerdo a eso.

Es importantísimo, cuando estás creando una marca personal, que puedas primero identificar cual es tu sesgo instintivo dominante y segundo cual es el de tu cliente. De esta manera vas a poder tener la oportunidad de potenciar los talentos que traes de forma innata y vas a poder desarrollar e integrar los otros dos para llegar a un equilibrio. Una vez lo haces contigo mismo, puedes seguir el mismo proceso con tu cliente.

Los sesgos instintivos, forman parte de la información más primaria que tenemos los seres humanos, es nuestra parte más instintiva que compartimos con los animales. En el caso de los animales los sesgos instintivos están muy equilibrados ya que no tienen cerebro racional que, normalmente, es lo que nos juega malas pasadas a los humanos. Pero en fin, esto da para otro artículo incluso para un seminario entero. Ahora vamos a centrarnos en el tema que nos toca.

Existen tres focos instintivos y se pueden clasificar en tres grandes dominios. Todos prestamos atención a cada uno de estos dominios según la etapa en la que nos encontremos pero tenemos la tendencia a centrarnos en ellos de manera desigual. Hay uno, el que traemos desde el nacimiento que, nos domina hasta tal punto que, nos llega a cegar la posible mirada desde los otros dos y nos hace poner excesivo foco en el que tenemos entrenado.

Esto ésta bien y no hay problema mientras tengamos conciencia de ello, de lo contrario será la mano invisible que nos mueve en la vida; la manera de cómo emprendemos, la manera en cómo nos presentamos al mundo, la manera en la que transmitimos, la manera en la que nos organizamos y planificamos, la manera en la que atendemos a nuestros clientes, la manera de relacionarnos … ¡¡Podría seguir y nunca acabar!!

Vamos con los tres dominios instintivos de una manera muy resumida (¡¡habrá segundas y terceras partes!!):

  1. Tendencia Instintiva a Preservar: son personas enfocadas a «anidar y nutrir» y asegurarse que las necesidades fundamentales de supervivencia estén satisfechas. Son especialistas en llevar sus finanzas al día, tienen conciencia de su cuerpo, son personas que buscan la seguridad en la economía, rutinas, procesos, trabajos estructurados, comodidades. Personas tranquilas y reflexivas, les cuesta salir de su zona de confort.
  2. Tendencia Instintiva a Navegar: son personas enfocadas en la «orientación al grupo», construir alianzas, crear lazos de confianza. Son especialistas en entender las reglas jerárquicas de los grupos y saben cómo y dónde encajar, les gusta ser aceptados en los grupos. Son muy buenos haciendo red y creen en las oportunidades para todos.
  3. Tendencia Instintiva a Transmitir: son personas que se enfocan en «atraer y vincularse», traspasar a otros sus creencias, valores, intereses, desean dejar un legado en el mundo. Son especialmente carismáticos, atractivos y encantadores. Tienen la necesidad de transmitir al mundo todo su conocimiento, no tanto el de escuchar. Esto les aporta seguridad. Son personas muy inquietas y buscan impactar.

Como veis, aquello que valoramos es allí donde ponemos el foco. Estos sesgos instintivos tienen un efecto importante en cómo interactuamos con nuestro entorno y la huella que vamos dejando.

La comprensión de la influencia tan brutal de los sesgos instintivos nos puede ayudar de una manera asombrosa en el proceso de la creación de nuestra marca.

¡¡¡Es impresionante!!! ¿Reconoces tu sesgo instintivo dominante?

Miren Cía

Mentora y Formadora Especialista en Emprendimiento y Marca Personal