El eneagrama es un método de clasificación de la personalidad que se usa, generalmente, para el auto conocimiento y el desarrollo personal. Presenta nueve tipos de personalidad principales. Si bien se trata de una técnica milenaria, hoy por hoy se está extendiendo como la pólvora por su gran utilidad en muchos sectores; la empresa, la educación, la orientación laboral…

Llevo más de 8 años en el mundo del eneagrama, he pasado por todos los profesores reconocidos a nivel mundial y llevo acreditada como profesional y profesora de eneagrama desde el año 2016 por la Asociación Internacional de Eneagrama, también soy una de las asesoras externas de la actual Junta Directiva de Aeneagrama. Es mi pasión, es mi brújula y es mi profesión.

Mi propósito en la vida es sacar lo mejor de las personas, lo hago con mis alumnos, me encanta trabajar con gente joven, con adolescentes que están un poco perdidos y necesitan de una brújula, que yo en su día también necesité. De alguna manera, lo que trabajo con ellos es su identidad, su sello personal, les acompaño a sacar sus mejores talentos para que puedan insertarse en el mundo laboral. Eso sí, sabiendo quiénes son, conociendo sus fortalezas y sabiendo donde pueden encajar.

Sin darme cuenta, en las sesiones individuales y grupales de orientación laboral que teníamos todas las semanas, fuimos armando un sistema para desarrollar la marca personal.

¡Qué mejor manera de plasmar la personalidad! ¿No? Entonces entendí que no sólo a las personas puede aplicarse el eneagrama, es por eso que decidí integrar en mi trabajo un modo de aplicarlo a las marcas. La razón principal es porque pienso que las marcas son como las personas.

Según este método existen nueve tipo de personalidades: perfeccionista, servicial, triunfador, artista, investigador, leal, entusiasta, líder y pacificador. Cada uno con aspectos positivos que se intentan resaltar y aspectos negativos con los cuales se busca trabajar de manera personal.

Conocer la esencia de quienes dirigen la marca, su personalidad, permite una construcción que va mucho más allá de la identidad de marca (que es todo “lo que se ve”): el logotipo, el sistema de comunicación, la identidad cromática y la verbal.

Siempre he sentido que las consultoras de marca van mucho por ese lado (el de la imagen), pero pocas profundizaban en la personalidad de la marca. Y es fundamental que las marcas sepan quiénes son, y eso es lo que trabajo a través de esta técnica del eneagrama por una razón muy simple: la esencia de quienes dirigen una marca, generalmente trasciende a sus empresas.

Trabaja tu marca desde dentro hacia fuera, nunca al revés.