¡OS DESEO DESILUSIÓN PARA EL 2018!

Mi aita, que hoy tiene 95 años, siempre me decía: “solo un iluso puede desilusionarse”.

Y aunque no sé qué experiencias le habrían llevado a esa conclusión, y ya no es capaz de explicármelo, esas palabras cobran sentido en estos momentos para mí.

Cobran sentido ahora, que poco a poco, voy entendiendo cuan iluso soy cuando creo que los demás tienen la culpa de lo que me ocurre, cuan iluso soy cuando emito juicios sin ver el espejo, cuan iluso soy cuando proyecto y corrijo aquello que yo mismo no soy capaz de controlar, cuan iluso soy cuando creo que si recibo suficiente amor del exterior me sentiré amado.

Gracias a dios, cada vez me voy desilusionando más y cambiando la ilusión por responsabilidad, sustituyendo así el pico glucémico de lo ilusorio por la serenidad a largo plazo, que me da la posibilidad de adquirir la responsabilidad de mis pensamientos, emociones y sobre todo acciones.

La desilusión me acerca a mi auténtica valía, capacidad y merecimiento real donde nace mi verdadero potencial. Asumir, aceptar , agradecer y disfrutar la realidad es curiosamente el resultado de la desilusión.

Como veis estoy ilusionado por mi progresiva desilusión y aunque de ilusión también se vive no es mi querer vivir así, ya que como cita el libro el Eneagrama Sufí en su página 177:

“Detrás de toda pretensión hay una ilusión y detrás de toda ilusión hay escasez”

Deseándoos mucha desilusión y abundancia para que vuestro liderazgo interno se despliegue desde lo real y no desde lo ilusorio (EGO) , se despide atentamente,

Aritz Ulibarrena Herce